Energizarán al tren mexicano

26 agosto, 2017

Por David Dorantes

Por infortunio el país descarriló su propia ruta del tren mexicano que tuvo su colapso en 1997, cuando Ferrocarriles Nacionales de México (FNM) suspendió el servicio, pero la desaceleración del vagón ferroviario se venía presentado desde décadas atrás. Hoy está muy lejano el boom generado por el presidente Sebastián Lerdo de Tejada y llevado a su máximo punto por Porfirio Díaz, ahora con tan solo ocho rutas concesionadas se energizarán para los siguientes años.

De acuerdo a la Organización Mundial de Comercio (OMC) México es el cuarto mayor exportador automotriz del mundo, con ventas de 97 mil millones de dólares; en ese sentido, la industria de autopartes instalada principalmente en el bajío mexicano ya hizo su aportación en la última veintena, por ello no es casualidad que ahí esté situado el segundo nodo ferroviario más importante del país. Tan solo en las últimas dos décadas aumentó 4.1 por ciento el transporte por tren y únicamente Ferromex, la principal empresa del país, movilizó 1.9 millones de vehículos.

No es fortuito que entre Matamoros, Tamaulipas, y Brownsville, Texas, fuera inaugurado el 25 de agosto de 2015 el primer puente ferroviario entre México y Estados Unidos después de 105 años; en esa oportunidad que fui testigo, donde sostuve una reunión privada en el lado texano con Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes, conversamos sobre la transcendencia de este nuevo puerto, de la solución que aportaba para la agilización de los cruces, sino que además vendría sumarse como una respuesta a la logística que el país requiere para la industria energética.

Tampoco es fortuito que entre las aduanas de Nuevo Laredo, Tamaulipas, y la de Laredo, Texas, desde esta semana se puso en marcha la ‘revisión única’ en los cruces ferroviarios de exportación mexicana e importación estadounidense, con lo que se evitará la duplicidad de procesos y agilizarán los tiempos, teniendo un impacto positivo en las cargas de todo tipo, incluido del sector energético que se está intensificando.

Ahora se está analizando en cómo aumentar la red ferroviaria existente en México, que actualmente supera 24 mil kilómetros que abarcan la mayor parte de las regiones de importancia económica del país, pero que es necesario incrementar en las zonas con movilidad con vocación petrolera, seguida de otros hidrocarburos y derivados del petróleo (petroquímica). En este año arrancó trabajos una empresa nacida en Monterrey, Nuevo León, con la construcción de carrotanques de ferrocarriles para transportar gasolinas, con una inversión superior de 30 millones de dólares, Tráilers y Tanques de Aluminio (Tytal), en Cadereyta con casi mil trabajadores fabrica una buena alternativa contra el robo de combustibles.

Sin embargo, México no solo afronta un atraso abismal en el desarrollo de su red ferroviaria, sino que además está arrancando una lucha contra el robo de gasolinas, que también afecta a las cargas por tren. Por ejemplo, la segunda empresa más importante del país que importa gas licuado (LP), gasolina y diésel, el año pasado Kansas City Southern de México (KCSM) reportó 125 robos. ¿Usted qué opina? www.daviddorantes.com


YOUR COMMENT

es_MXSpanish
es_MXSpanish