Gasolinas, del enojo a la angustia

31 agosto, 2017

Por David Dorantes

Resulta inevitable que cuando se trata del tema de la liberación de los precios de las gasolinas, se tenga que tocar el impacto que ha tenido en la Presidencia de Enrique Peña Nieto, sin duda es por el mal ejercicio de comunicación política que se tuvo para la aplicación de esta nueva regulación que ubica a México dentro de los países que cuentan con libre competencia de los hidrocarburos, un apertura excelente pero con una pésima estrategia –sí es que existió alguna-.

Partiendo que el mal llamado “gasolinazo” aplicado a partir de enero de este año, no es el más alto de los últimas dos décadas pero sí el peor operado en cabildeo y en comunicación social. Pareciera que al gobierno federal no le bastó operar mal el arranque de esta etapa de la liberación de precios, sino que hasta el momento no ha podido establecer una narrativa asertiva en la opinión pública, así como fijar claros posicionamientos a través de diversas vocerías. Este tema es –quizás- el más medido en encuestas de toda la administración de Enrique Peña Nieto.

Este mal manejo del tema ocasionó el enojo social generalizado del país, como me diría la más importante estratega política de latinoamérica, Gisela Rubach “La gente no está enojada, sino lo que le sigue”. Desafortunadamente al no tener clara una narrativa, está ocasionando que la opinión pública caiga a otros niveles no previstos; por ejemplo, Covarrubias y Asociados en su encuesta destaca que 83 por ciento de los mexicanos siente mucha angustia por el aumento de precios tras el “gasolinazo”, es decir que del enojo pasó a la angustia ¿Sabe Usted esto que puede provocar en el humor colectivo?

México acaba de entrar a los albores de cuatro campañas estatales (Coahuila, Nayarit, Veracruz y Estado de México) pero también de la sucesión presidencial de 2018, además de 300 candidaturas en todo el país. Desde luego que el “gasolinazo” está tomando fuerza con una narrativa coyuntural con los oponentes al Partido Revolucionario Institucional (PRI). De este enfoque, esta semana estuve platicando con Diva Gastélum quien tiene la nada fácil tarea dentro del PRI como secretaria de Atención de Estados de Oposición, ella conoce el reto pero también que no existe una estrategia asertiva “Este tema está en todo el país y es mucho el enojo de la gente”.

Lo más grave, es que no solo la no-estrategia de comunicación política está causando estragos en la –que pudiera ser ventajosa- liberación de los precios de las gasolinas, sino que existen otras vertientes por la que los hidrocarburos es un negocio que se está escapando de las manos por falta de controles contra la corrupción, inseguridad, hasta de un buen cabildeo entre los empresarios mexicanos y esto sí es lo más grave. De este punto les comentaré en mi siguiente columna editorial, tras haber conversado con diversos empresarios del sector de Tamaulipas, Nuevo León y Nayarit, que no ven certidumbre para sus negocios sobre el rumbo que está llevando esto. ¿Usted qué opina? www.daviddorantes.com


YOUR COMMENT

es_MXSpanish
es_MXSpanish