Gasolinas, un negocio en fuga

7 septiembre, 2017

Por David Dorantes


Sin dudarlo el tema de las gasolinas es el más sensible en la opinión pública, quizás por ser el elemento más tangible en la ciudadanía de la reforma energética pero sobretodo por ser puntero en la artillería política de los opositores al gobierno federal encabezado por Enrique Peña Nieto así como al Partido Revolucionario Institucional (PRI), tal como lo expuse en este mismo espacio editorial la semana pasada.

En realidad es muy buena la liberación de los precios a las gasolinas, los mexicanos que con regularidad manejan en las calles de Estados Unidos conocen de las ventajas que ofrece la competencia entre marcas, consumo y ubicaciones de las estaciones de servicio, pues de una esquina a otra varían las cotizaciones de las mismas. Sin embargo, la mala preparación para la entrada en vigor de este nuevo paradigma comercial se puso en evidencia este 30 de marzo cuando en Baja California y Sonora, región donde inició la primera etapa pero que no pasó nada pues en realidad todavía sigue siendo el único proveedor Petróleos Mexicanos (PEMEX) ¿Cuál competencia con un único competidor?

¿Qué debió hacer el gobierno federal? Garantizar que al momento de la entrada en vigor de la liberación de los precios de las gasolinas ya estuvieran presentes en el territorio mexicano otros proveedores de hidrocarburos; ciertamente está lista la próxima entrada de Texaco y Shell, pero hoy no, lo que puso en vilo que en la primera región (Baja California y Sonora) fuera percibido como que la reforma no sirvió para nada; peor aún, los empresarios gasolineros han declarado que fue infructuosa esta etapa por lo que para ellos no significó lo que tanto se había avisado, además que para ellos no era costeable la importación desde Estados Unidos.

Conversando con empresarios del norte de Tamaulipas y Nuevo León me comentaron justamente la incosteable que les resultaba la importación de las gasolinas de Texas, aunque tenía sendas ventajas por la dinámica competitivas que tienen los texanos, aunado que todavía les produce claroscuros el retorno por parte de las autoridades hacendarias mexicanas.

Otra realidad es que los empresarios internacionales pronto entrarán en operaciones en territorio mexicano en dos sentidos, en estaciones de servicio y con gasolina importada de otras partes del mundo. Ante su poderío económico y un fuerte capital de relaciones transnacionales, esto le dará una complejidad a los inversionistas nacionales para competir al mismo nivel contra los extranjeros. Claro, esto brindará una importante ventaja para el consumidor mexicano, en el que se verá beneficiado con mejores precios.

No olvidemos el robo en los ductos de las gasolinas de PEMEX todo al final es un negocio en fuga para los gasolineros locales.

Cambiando de tema, aprovecho esta oportunidad para comentarles que cerraré mi sitio www.daviddorantes.mx temporalmente, al igual que mi APPS situada en Google Play, el cual mantiene 20 mil visitantes promedios y esto me obliga hacer una renovación. Mientras tanto, podrá seguirme por mis redes sociales así como el portal de este importante medio informativo. ¿Usted qué opina? www.daviddorantes.com


YOUR COMMENT

es_MXSpanish
es_MXSpanish