Avanzará candidato a elecciones 2018

15 noviembre, 2017

Por David Dorantes


Justo estamos a días para que la caja de pandora destape no precisamente al ungido por Enrique Peña Nieto, sino a todo un pandemónium que provocará un vendaval en la opinión pública, así como en las mismas esferas del poder. Resulta que llevar la toma de decisiones sobre quién o quienes saldrán como aspirantes oficialmente inscritos por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) para conseguir la candidatura a la Presidencia de la República hasta el límite de los tiempos, está provocando una presión generalizada que desconcierta; en ese sentido, el único candidato que avanzará con éxito hacia las elecciones de 2018, será el que menos errores cometa.

Si bien, la decisión está dependiendo del contexto que afrontará el país durante el proceso electoral, así como en los años siguientes, ya está más perfilado el futuro que le deparará a México. Actualmente tiene en dilema el Tratado de Libre Comercio (TLC) de América del Norte, en ciernes el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés Trans-Pacific Partnership), la tensa proyección que tiene Europa con su Comunidad Europea y desintegraciones regionales que está viviendo, además de la noticia que empezó este martes, 14 de noviembre: se avecina una nueva revolución petrolera que transformará el sistema energético mundial.

Es decir, la decisión en el PRI estaría entre un personaje que pudiera afrontar un contexto político internacional o por otro que haga frente a los retos económicos que se avecinan. Aunque todavía la moneda estaría en el aire, es evidente que México está perfilado para los desafíos que traerá el reordenamiento de las economías internacionales, por lo que el entorno empresarial nacional y extranjero requiere de un personaje que brinde certidumbre en el reacomodo de las dinámicas comerciales globales.

De acuerdo con algunas fuentes, la decisión dentro del PRI se dará a conocer hasta el lunes, 27 de noviembre, de la que todavía no se sabe a ciencia cierta sí será un solo personaje que correrá por la candidatura o hará dupla con otro más. Referido el contexto en el que está parado actualmente en el que se perfila que entrará el país, optarían –en mi opinión- por José Antonio Meade Kuribreña, actual secretario de Hacienda y Crédito Público. Sin embargo, tampoco habría que descartar una probable contienda interna, sea por estrategia de posicionamiento o por una verdadera competencia, con Ivonne Aracelly Ortega Pacheco, ex gobernadora de Yucatán.

Muy probablemente tras la definición priista, se vendrán en cascada en las coaliciones –legales o de facto- del resto de los procesos que culminarán con las candidaturas presidenciales.

Hago un paréntesis para regresar el saludo del grupo que se reúne en Aldahabi en Nuevo Laredo, Tamaulipas, donde se reúne el líder del gremio electricista del noreste mexicano, Daniel Peña Treviño, con quien tengo una plática pendiente sobre los cambios del mercado nacional eléctrico; sector que también jugará en las decisiones electorales como lo mencioné en mi columna anterior, que inclinó la balanza en Estados Unidos ¿Sucederá lo mismo en México? ¿Usted qué opina? www.daviddorantes.mx


YOUR COMMENT

es_MXSpanish
es_MXSpanish