Jugadas de precisión para ganar 2018

22 noviembre, 2017

Por David Dorantes


En estos días de tribulaciones políticas generadas por acuerdos, desacuerdos, encuentros y desencuentros, se han culpado de todo entre actores con tal de llevarlos al desprestigio que les quite valor, así como poco se han atribuido sus dotes que pueden aportar ante un necesario triunfo. Lo que queda muy claro a partir de estas semanas es que para ganar las elecciones de 2018, se tendrán que hacer jugadas de excelsa precisión.

Parece que en la generalidad de los militantes –de cualquier partido político- no han alcanzado a dimensionar la complejidad que afrontarán desde las campañas presidenciales, hasta las locales donde aplica el caso. En llamadas que he recibido de diversas ciudades de Tamaulipas, así como los mensajes de Coahuila, Chihuahua y Veracruz, denotan una senda preocupación por no detectar un rumbo definido hacia el triunfo de 2018.

Priistas acusan a otros que están trabajando para el panismo, panistas refieren no estar incluidos en los grupos de decisión de su partido, perredistas que ahondan más en sus divisiones de las mal llamadas tribus, incluso entre los militantes de MORENA (Movimiento de Regeneración Nacional) ya existe una incomodidad ante las formas poco democráticas para decidir sobre las candidaturas. Todo lo anterior, son las referencias que me han llegado en estos días, sin percatarse que tienen el mismo común denominador: Ningún partido la tiene ganada.

En ese contexto, más que nunca, quién quiera ganar en 2018, sea una reelección de presidente municipal o conquistar la Presidencia de la República, hoy debe circunscribirse estrictamente a una estrategia política para ganar, sin simulaciones, sin improvisaciones, sin ocurrencias, sin tolerancias y sin descanso por un solo momento. Ganará –como lo dije la semana pasada en este mismo espacio- el candidato que tenga menos errores.

En este momento hay políticos que creen que la tienen fácil por estar en el poder, ni siquiera la reelección de su presidencia municipal la tiene ganada, pero justo esa idea triunfalista es la que los acerca más a la derrota. Las campañas –como lo he venido diciendo desde hace dos años- cada vez se parecen más al estilo de Estados Unidos, por cálculos estratégicos electorales que sí se cuidan durante el proceso, se obtendrá el triunfo.

Tanto el gobernador emanado del Partido Acción Nacional (PAN), como el del Partido Revolucionario Institucional (PRI), y hasta del Partido de la Revolución Democrática (PRD), todos sin excepción han exigido mandar en sus estados para abonar al triunfo de la elección presidencial de 2018, por lo que sus esfuerzos van dirigidos hacia Los Pinos y –desde luego- en sus sucesiones gubernamentales en los casos que aplica, pero ninguno en sus procesos locales; es decir, esas circunscripciones estarán a merced de los grupos políticos que predominan en cada municipio.

Concluyendo, en las siguientes campañas municipales no quedará de otra que bajo una estricta estrategia política con militantes o neomilitantes, será la única forma en la que se podrá ganar en 2018, ejecutando puras jugadas estratégicas con tiros precisión electoral y con expertos estrategas. ¿Usted qué opina? www.daviddorantes.mx


YOUR COMMENT

es_MXSpanish
es_MXSpanish