Genera dudas empresas del gas

24 febrero, 2018

Por David Dorantes


Cada vez queda más claro en la opinión pública que la reforma energética es mucho más que los asuntos relacionados a Petróleos Mexicanos (PEMEX), aunque ciertamente el sector petrolero es el de mayor volumen del gran tinglado que se construyó para el nuevo paradigma de energía del país; pero todo pareciera que se ha dejado por un lado un área importante y por demás sensible, en particular, para el consumo en el hogar, por lo que ahora genera dudas las empresas del gas, tanto el natural, como el Licuado de Petróleo (LP).

SEl primer síntoma que no anda del todo bien el sector gasero del país surge con la caída en el consumo, que presenta un descenso de 8.2 por ciento en la última década, considerando que tan solo en 2016 cayó .7 por ciento con respecto a 2015, consumiendo hogares y servicios solo 282 mil 500 barriles diarios. Si bien, la Secretaría de Energía argumenta que el desarrollo realizado en infraestructura de gas natural –gran parte entrando por Tamaulipas- y la preferencia del consumidor hacia otras alternativas combustibles fueron las que provocaron la baja, también es claro que los mexicanos están ahorrando para no gastar más, incluso regresando al uso de leña en varias entidades como Oaxaca, Chiapas, Tabasco y Veracruz.

Hace unos días conversando con Roberto Díaz de León Martínez, presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (ONEXPO), coincidió con su reporte sobre la caída entre 15 y 20 por ciento del consumo de las gasolinas durante los dos primeros meses del año; por otra parte, en algunas regiones indican el desplome de la venta de Premium, particularmente la Terminal de Almacenamiento y Reparto (TAR) de Ciudad Juárez descendió 34.81 por ciento en el último año.

Muy probablemente ambas caídas en el consumo nos están dando los primeros indicios que el ciudadano se está convirtiendo en un consumidor informado, que ante las opciones que ya existe en el mercado gasolinero empieza a buscar mejores alternativas contra los altos precios. Lo mismo pudiera estar sucediendo con el gas que consume en el hogar, el que tiene mayor descenso de ese sector, del que ya empieza a reflejar que ahí existe un problema latente.

Resulta que existen mil 200 plantas distribuidores de gas LP en todo México (parte de esa infraestructura proviene desde antes de la reforma energética) de las cuales apenas están iniciando investigaciones sobre la presunta monopolización del mercado por parte de siete grupos que concentran 60 por ciento y el resto del porcentaje estaría en diez empresas que ostentarían 90 por ciento.

En contraparte reporta la Secretaría de Energía que las importaciones de gas natural rompieron todos sus récords en 2017 con un incremento anual de 52 por ciento, gracias a la infraestructura que entra por Tamaulipas hasta Guanajuato, pero no es precisamente para el consumo doméstico y menos para toda la entidad, como por ejemplo, solo Nuevo Laredo cuenta con servicio de la empresa Gas Natural Fenosa ¿Habrán mejores alternativas gaseras? ¿Usted qué opina? www.daviddorantes.com


YOUR COMMENT

es_MXSpanish
es_MXSpanish