Concentra energía López Obrador

27 octubre, 2018

Por David Dorantes


Considerar que la tan vilipendiada consulta ciudadana sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) pudiera ser el ‘error de octubre’ de Andrés Manuel López Obrador por el impacto que ya está ocasionando en los mercados internacionales por la incertidumbre que genera, es decir lo menos. Cual sea el resultado de la votación -supuestamente- voluntaria de la ciudadanía, todo apunta que el verdadero objetivo era atraer el mando único de los poderes fácticos, con lo que le otorga tal empoderamiento al presidente electo que pronto observaremos la forma que concentra poder en diversos sectores, como en energía.

Entre la agenda informativa saturada por la caravana de migrantes provenientes de Centroamérica y la consulta ciudadana por el NAICM, pasó por inadvertida la iniciativa de Ley a la Administración Pública Federal (APF) que propone quitarle la autonomía a la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), así como también a la Comisión Reguladora de Energía (CRE), ambos organismos que tras cuatro años lograron acreditar credibilidad con los inversionistas privados, quienes precisamente confían por la transparencia de su actuación durante este tiempo, al grado que no se vio trastocada por los escándalos de corrupción de la administración de Enrique Peña Nieto. En el caso que pase la aprobación de esta iniciativa, tal como se espera que suceda por la mayoría que tiene en MORENA en el Congreso de la unión, significará que la CNH y la CRE dejarán de ser organismos autónomos para pertenecer a los sectores de la Secretaría de Energía que estará bajo el mando de Rocío Nahle García, férrea opositora de la reforma energética. Por ello existe temores entre los inversionistas internacionales que ya empezó el desmantelamiento de la reforma energética, la misma que llegó tarde por más de veinte años; iniciando con esta acción de quitarles la autonomía a estos dos importantes organismos, mismos que gozaban de prestigio en los mercados por ser verdaderos equilibrios en la conducción del sector energético. De ahí, ya se entienden las declaraciones tajantes de Andrés Manuel López Obrador vertidas en Coahuila sobre la rotunda negación para la aplicación de técnicas de fracturación hidráulica (fracking), pues en él quedará la única decisión. Otro ejemplo de la concentración del poder que está atrayendo López Obrador, está en el anuncio que hiciera sobre la construcción de la primera refinería de dos que tiene proyectada. Hablando con profesionistas de Tabasco, Chiapas y Oaxaca, existe un ánimo encendido por la probabilidad de este proyecto; pero en los mercados internacionales les causó preocupación porque comprometen los recursos públicos que se destinarán a Petróleos Mexicanos (PEMEX), sumado a la idea de ya no exportar gasolinas lo que no es viable, provocando que se mueva la calificación crediticia del país. Eran los tiempos de José López Portillo cuando el boom petrolero mundial contrastaba con un sector interno cerrado a los mercados por la concentración que tenía el gobierno mexicano en manos de su presidente de México, provocando –entre otros malestares- que no se actualizara PEMEX ¿Habremos regresado? ¿Usted qué opina?

YOUR COMMENT

es_MXSpanish
es_MXSpanish