Retan eólicas de Reynosa a Oaxaca

2 noviembre, 2018

Por David Dorantes


Haciendo honor a la verdad, es evidente que retan las empresas eólicas que se están instalando en Reynosa, Tamaulipas, contra el imponente desarrollo ya existente en La Ventosa. Tamaulipas todavía no tiene el parque más grande de latinoamérica -que es un lugar que ocupa Oaxaca- aunque se ha multicitado esa versión; sin embargo, los planes existentes entre los inversionistas y las diversas instancias de gobierno federal están apuntando para que el nuevo epicentro eólico latinoamericano esté en territorio tamaulipeco.

En las recientes semanas he conversado con una serie de actores, que van desde líderes de cámaras nacionales, gestores, inversionistas y funcionarios de los tres órdenes de gobierno, todos coinciden con ese magna aspiración que para los siguientes cuatro años Tamaulipas se convierta en el principal destino de las empresas del sector energético eólico. Solo habrá que dar una revisada a los avances que ya tiene la entidad, desde el norte hasta la región sureña de Tampico. Hace dos meses fue inaugurado el Parque Eólico Reynosa, que tendrá despliegues en otros desarrollos alrededor de este, mismo que contará en su momento final de construcción con 123 aerogeneradores, con capacidad para producir hasta 424 megawatts, equivalente al consumo residencial de energía eléctrica en el estado de Tamaulipas. Si bien, actualmente en todo el territorio tamaulipeco apenas operan un poco más de 50 gigantescas turbinas eólicas, para 2021 alcanzará una cifra cercana a 200 imponentes modernos molinos de vientos. Mientras el Istmo de Tehuantepec con 15 parques eólicos en operación, propiedad de ocho empresas, genera 1.263 megavatios de electricidad, gracias a 187 aerogeneradores en una superficie de dos mil 834 hectáreas; es decir, en un área menor al estado de Tamaulipas, Oaxaca hasta 2013 producía 92 por ciento de la energía eólica de todo México. Aunque la geografía sinuosa oaxaqueña no permite mayor desarrollo, La Ventosa todavía tiene mucho territorio para aprovechar, empero la incertidumbre de la tenencia de la tierra y la situación social sumamente compleja que tiene, le imposibilita mantener el liderazgo en ese segmento de energías renovables en la siguiente década. La Ley de Transición Energética –todavía- vigente, establece como metas para las energías limpias en México, alcanzar 25 por ciento al finalizar este año, aumentar a 30 por ciento para 2021, hasta llegar a 35 por ciento en 2024; con lo elevaría el país de la cuarta posición actual del ranking de 71 economías con mayor atractivo para inversiones en ese sector, lo que seguramente Tamaulipas estará alcanzando la primera posición nacional desbancando a Oaxaca. El nuevo destino eólico está en Reynosa, tan solo habrá que visitar a 100 kilómetros del otro lado de la frontera donde está el poblado de Raymondville con 112 turbinas de 1.8 megavatios ya operando. Es decir, ambas ciudades están en un corredor apto para convertir los vientos en energía eléctrica. Mientras en Tabasco no encuentran la forma de darle forma a la construcción de una nueva refinería ¿Aprovechará el empresariado local para entrarle al sector eólico dónde sí existe certidumbre? ¿Usted qué opina?
Se autoriza la libre publicación de esta opinión editorial, total o parcial, en cualquier medio de difusión únicamente citando al autor y compartiendo a sus redes sociales
David Dorantes es conferencista, coach y consultor en comunicación. Tiene Premio Nacional de Periodismo, Premio Trayectoria en Comunicación por el Senado de México, es Becario del Departamento de Estado en Estados Unidos con cobertura en Washington de las elecciones de Barack Obama

YOUR COMMENT

es_MXSpanish
es_MXSpanish