Cancelar Oaxaca es malo para México

2 febrero, 2019

Afecta una decisión sin revisar a profundidad a estados como Oaxaca, Morelos, Tamaulipas, así como, San Luis Potosí, que ahora no tendrán inversiones eólicas; pero también a los que en el verano van a sufrir de apagones como Yucatán, Baja California y el bajío


Por David Dorantes


¿Se quedaron algunas regiones sin abasto de gasolinas por el cierre intempestivo sin una real estrategia en ese momento? Ahora lo que sigue en algunas entidades como Yucatán, Baja California, el bajío, entre otras, es que tengan más apagones que el año pasado para este verano, por la decisión del experimentado político Manuel Bartlett Díaz, que dirige la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Alfonso Morcos Flores en el Centro Nacional de Control Eléctrico (CENACE), y Rocío Nahle desde la Secretaría de Energía, cuando ordenaron cancelar la subasta para Oaxaca, lo que se convierte en un asunto malo para todo México.

Detallo, aun con toda la vasta experiencia que tiene Alfonso Morcos en el mercado eléctrico nacional, apenas a dos horas de tomar posesión en la CENACE decidió cancelar -no postergar- la Cuarta Subasta de Largo Plazo 2018 que daría su fallo para el 18 de diciembre, es decir, ya estaba totalmente en curso por lo que solo restaba conocer a las empresas que se le adjudicaría. Todo ello, se suma a la cancelación que dio la CFE para la licitación de una línea de transmisión directa de alto voltaje, a través de la cual se transportaría la energía generada en las centrales eólicas y de cogeneración del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, hacia Yautepec, Morelos.

Aclaro, es normal que en cada cambio del gobierno federal existan ajustes temporales en todas las dependencias mientras se acomodan los servidores públicos entrantes, quisiera hasta entender esa condición aplicada en los organismos desconcentrados, particularmente a los referidos del sector energético; es comprensible que en un mero sentido del combate a la corrupción emprendido por Andrés Manuel López Obrador pongan bajo el mismo crisol lo que tenga continuidad natural del sexenio anterior u de otros; pero lo que no concibo es una cancelación total, sin revisión a profundidad considerando las implicaciones que tiene esa decisión pueda afectar.

Expongo, con las anteriores tres subastas –por cierto, destacadas a nivel internacional por su desempeño transparente-, con lo que generaron en electricidad 90 por ciento abasteció a la CFE y ésta la compró por 65 por ciento más debajo de lo contemplado originalmente, además, se atrajo una inversión estimada en nueve mil millones de dólares que no desembolsó el gobierno federal para la construcción en desarrollos de energías renovables en Oaxaca, Puebla, Guerrero, Tamaulipas, entre otras; que en todo caso, significaron empleos para las comunidades pobres de sus entidades.

Recomiendo, que hagan frente los legisladores de las entidades afectadas que ahora no tendrán esa inversión como Oaxaca, Morelos, Tamaulipas, San Luis Potosí; pero también a los que en el verano van a sufrir de apagones como Yucatán, Baja California y el bajío.

Abogo, que la experiencia de ambos, tanto de Manuel Bartlett –a quien semanalmente veía en mi oficina en 2005 en la Ciudad de México-, como de Alfonso Morcos, sumen la visión de un pobre país que apenas emergía en las energías renovables, para que eviten cancelar siendo muy malo para Oaxaca y para México. ¿Usted qué opina?


Se autoriza la libre publicación de esta opinión editorial, total o parcial, en cualquier medio de difusión únicamente citando al autor y compartiendo a sus redes sociales



YOUR COMMENT

es_MXSpanish
es_MXSpanish