Enfermar de poder desde el poder

2 febrero, 2020

Por David Dorantes


¿Consideras que se puede enfermar de poder estando desde el poder? Desde luego que sí, desde la óptica de la salud mental se reconocen las patologías que caracterizan ese trastorno paranoide también conocido como síndrome de Hybris (o Hubris, o Hibris), que claramente los antiguos griegos tenían identificado como un sentido de “querer más” que era castigado por la diosa Némesis obligando a los trastornados que regresaran a una vida con humildad, con actividades más ordinarias de cualquier simple mortal.

En los tiempos actuales -según el neurólogo David Owen- se manifiesta en los políticos después de un tiempo en el gobierno, siendo trastocados desde las personas más humildes y honradas, hasta los más experimentados líderes. Sin embargo no es algo privativo de la clase política, afecta o enferma a todo aquél que ostenta el poder, sea en la esfera política, empresarial, religiosa, social, incluso hasta cualquier poder fáctico conocido.

Destacan como afectados a los emperadores romanos Claudio, Marco Antonio Casiano y Calígula. En latinoamérica de México a Antonio López de Santa Anna; de Ecuador a José Abdalá Bucaram; más recientemente de Venezuela a Nicolás Maduro; de Argentina a Cristina Fernández de Kirchner; de México Elba Esther Gordillo o incluso quien ya muestra claros indicios actualmente: Andrés Manuel López Obrador.

Con la experiencia que tengo de 20 años como consultor en comunicación, trabajando con cientos de líderes, entiendo que el poder tiene un poderoso elixir que en el mejor de los casos embriaga y en el peor enferma; por ello siempre cuando finalizo mi sesión para determinar el storytelling del personaje público recomiendo que acudan con un psicólogo. ¿Qué síntomas puedes identificar cuando empiezan a enfermar de poder desde el poder?

  1. Tercera persona

El primer síntoma que identifico, es cuando empiezan hablar en tercera persona de sí mismo, incluso refieren su nombre como sí hablaran de otra persona. Se agudiza cuando hablan en plural de sí mismo, ahí es cuando empiezan a perder el contacto con la realidad.

  1. Confianza exagerada

El segundo síntoma es que tienen una confianza exacerbada sobre sí mismo. Su verdad es la única válida sobre todas las demás, aunque sea una verdad tan sesgada o incierta para la colectividad. Ahí es cuando se arraiga un sentimiento de superioridad que los lleva a cometer imprudencias y graves errores evidentes, incluso traspasando las líneas de la legalidad o de la sana convivencia social.

  1. Ego igual a ego comunitario

El tercer síntoma en realidad es su alter ego. Para asumir una posición de poder en el ámbito que sea, deberán tener un ego consolidado que los impulsa, sin embargo, cuando pasan de sustentar un sano ego hacia un alter ego totalmente desconectado de la realidad es sintomático que identifican su “propio yo” con el de la comunidad a la que representan, sea una nación, organización, comunidad, o empresa.

Tú que estás leyendo estos Apuntes, te pregunto, ¿Ya identificaste el síndrome de Hybris? ¿Conoces alguna persona que empieza a enfermar de poder desde el poder? ¿Y tú, qué opinas? www.daviddorantes.com


David Dorantes es conferencista, coach y consultor en comunicación.

Tiene Premio Nacional de Periodismo, Premio Trayectoria en Comunicación por el Senado de México, es Becario del Departamento de Estado en Estados Unidos con cobertura en Washington de las elecciones de Barack Obama


YOUR COMMENT

es_MXSpanish
es_MXSpanish